El teatro y el conflicto.

“Sin conflicto no hay teatro”
He leído esta frase en varios lugares. Trato de imaginarme una situación de la vida en la cual no se de un conflicto, interno o externo. Y me pregunto, hay razón en esta frase? sin conflicto no hay teatro?

Pensemos primero como interviene el conflicto en la recreación teatral. Ésta, empieza necesariamente con el planteo de dos fuerzas opuestas. Ambas necesarias, para la animación y el avance de la vida escénica, resolviéndolo en un final o desenlace. 

En escena podemos ver un conflicto o combate entre protagonistas y antagonistas, ambos reales, ambos bravos, ambos necesarios y contingentes a la vez. Ellos luchan realmente. Lo pueden ver? Este combate es REAL y no simulado en escena, o por lo menos, no debería serlo. El actor es un guerrero dirigido estratégicamente por un guión y tácticamente por su espíritu. Hablaremos en otro momento del espíritu. Tópico aparte!!!

 Por otro lado, La vida misma es combate. Lo que provoca la evolución es el combate entre fuerzas opositoras, el teatro mismo es avanzada de ese combate, y el actor vive ese combate dentro de sí, a través de la combinación entre un protagonista, que tiene un deseo imperioso, y un antagonista, que se opone a este deseo.

 Esta oposición obliga al protagonista y al antagonista a buscar ESTRATEGIAS para conseguir sus propósitos activos/reactivos, y estas no son relatadas previamente, de manera que los actores generan un efecto de VERDAD en el espacio escénico que es percibido por el público, sencillamente porque el combate se está desarrollando REALMENTE ante sus ojos, aunque el espectador no lo sepa.

 Este combate no tiene que ver con la trama , ni siquiera con el guión, es una herramienta interna del actor, una propuesta de tensión dramática que evita a través de la lucha real en escena el falseamiento dramático. Un ejemplo: Romeo y Julieta, amantes. En el contexto de la obra no luchan entre sí, sino, muy al contrario son complices. Sin embargo, mientras están los dos solos en escena, incluso aun ideando la fuga amorosa pueden estar “combatiendo entre sí”, con lo que el público percibirá la tensión dramática que le permite vivenciar la trama misma. Mientras recitan el texto, Romeo puede andar buscando estrategias de acercamiento al espacio íntimo Julieta, y ésta, a su vez ,ideando estrategias de retraso del abrazo amoroso, aunque sean meramente físicas y no verbales, este conflicto escénico es real, la trama gana en intensidad, el público acoge un texto de una forma vivencial, y el actor no se mecaniza, no falsea, no se convierte en un recitador frío...

El conflicto y las vías de superación del mismo constituyen las razones mismas de ser del teatro. Existen incluso teóricos como Patrice Pavis, que han llegado a plantear un estudio de todas las modalidades posibles de conflicto para establecerlas “científicamente” y así concretar el carácter dramático de la acción teatral. Así, podemos hablar de :
 - Rivalidad personal: Entre dos personajes por razones económicas, amorosas morales o políticas.
- Conflicto entre concepciones del mundo: Por ejemplo, Antígona y Creonte.
- Debate moral entre subjetividad y objetividad, inclinación y deber, pasión y razón.              
-  Conflicto de intereses entre individuo y sociedad.
-  Combate oral o metafísico del hombre contra un principio que le supera.

Sin embargo, y siendo correctos todos estos actantes conflictuales, el primer y gran conflicto es vivido por un actor consigo mismo. El actor debe combatir contra sus propias inercias, su propia falta de disciplina, su propia tendencia para descubrir que en él existen también las del personaje que representa. Y todo ello con carácter previo a su entrada y desarrollo en escena; En ese combate consigo mismo, el actor sabe que lo que se muestra en el escenario es un cúmulo de experiencias.

 Un actor es UN GUERRERO, un guerrero que lucha primero contra sí mismo, y después contra la inercia de un modelo social que se empeña una y otra vez en caminar contra corriente.


Que pasa entonces en el teatro si no hubiera un conflicto que lo guie? irian a ver uds una obra en la que nada sucediera y no pudieran ver reflejado en ella fragmentos de su vida? Combates metafisicos tomados como propios? Existiria el teatro sin esa lucha por la vida que se da en la naturaleza?

El teatro y el conflicto, para mi, complementarios y necesarios... 
1 Response
  1. Gabriela Says:

    Me encantaron tus reflexiones. Segui asi! (Uy! ya me comio el cerbro mi rol de maestra!! Nooo)Un beso, Martín!

    Gaby V.


comentarios

    Seguidores